Algunas reflexiones sobre el domingo 27

Algunas reflexiones sobre el domingo 27

 Cuando el domingo 27 veías quienes fiscalizaban para Mac Goey, ahí te dabas cuenta que no se trataba de una elección ideológica ni partidaria, se trataba de una cuestión de clase social la que estaba en juego para ellos.

 Por primera vez uno de los suyos vino a poner la cara para representarlos, alguien surgido de sus canteras encarnó la esperanza de la resurrección, para dar el gran golpe al poder, para redimirlos de 12 años de frustraciones.

 Porque en definitiva a ellos los frustra esa cuestión y solamente esta cuestión los moviliza, saberse desplazado del eje del poder, porque se interpretan como tal, desentendidos del resto de una realidad que nos involucra a todos como sociedad.

 No se pierden todo un domingo fiscalizando porque se sienten patriotas y se consideran democráticos o republicanos, ya sabemos bien qué piensan al respecto de todos estos conceptos que fueron vaciados de sentido en los últimos 4 años.

 Si se prestan a apoyar el culo todo el santo día, es para hacerle un guiño al candidato, para hacerle saber que ahí están, como reservistas, para una marcha, para una reunión o para custodiar los votos del acto eleccionario, que a la postre les volvió a ser esquivo.

 No militan por ideología, lo hacen por sentido de pertenencia, tienen claro quienes son los de su bando y no tienen intenciones de mezclarse con los morochos del pueblo, es decir con nosotros; ellos militan por odio a lo que representamos como idearios.

 Detestan nuestro principio fundamental, la Justicia Social; aborrecen la sola mención de la distribución de las riquezas y por naturaleza se suman a cualquier proyecto que se nos oponga, lo llevan en su ADN y lo manifiestan a cada paso, mucho más en las urnas.