Don Alex Campbell

Don Alex Campbell

Por Rául E. Valobra

Que triste es que don Alex Campbell, diputado de la Provincia de "Juntos por el Cambio", considere que su visita a Cañuelas debe producirse de manera subrepticia, obedeciendo más a motivos gastronómicos y partidarios, que a la responsabilidad inherente a la función para la que prestó juramento y le dé un carácter oficial a su periplo.

¿Acaso no le da importancia a las necesidades de la gente? y baja al territorio tan solo para sellar pactos secretos con sus copartidarios, que garanticen su continuidad, sin demostrar un mínimo de sensibilidad por las distintas problemáticas que atraviesa la comuna, esta como cualquier otra de país, después de 4 años de Macrismo y Vidalismo.

Esa es su respuesta política a la comuna de Cañuelas ante necesidades apremiantes de carácter económico, social, sanitario y educativo, por darle un orden de prioridades al desfalco que realizaron durante 4 años, venir comer un asadito, un par de fotos, mucha rosca y que "todos los demás se caguen", así, literalmente.

Yo no puse ni pondré jamás un voto por gente como usted, porque concebimos la política desde otra lógica, nosotros como una herramienta de transformación que nos mejore la vida a todos, que garantice derechos y posibilidades a cada argentino; ustedes apenas la interpretan como un mecanismo que les asegure perpetuidad de privilegios.

Sin embargo, hubo gente en nuestro distrito que, a pesar de la desastrosa gestión nacional y provincial, que los votó, les dio su apoyo, no sé por qué ni quiero saberlo, pero usted si debiera interesarse para escuchar sus demandas, para que cuando vuelva al recinto, pueda representar los intereses de los bonaerenses y no los de la élite dominante.

Don Alex Campbell, -nombre y apellido extrajerizante, digno de cualquier cipayo con aspiraciones serias-, su proceder está en concordancia con lo inoperante que ha demostrado ser su espacio, no solo para resolver las problemáticas del país si no para preocuparse por buscar alternativas paliativas a las infinitas crisis que provocaron en sus 4 años de gestión.

Don Alex Campbell, estimado diputado, siga de asado nomás, es difícil que pueda entender lo que le reclamamos, usted está embebido en la borrachera de poder que caracterizó a su espacio, gozando de su dieta, de sus fueros, de caravana, hablando en criollo, al parecer nada lo preocupa ni lo perturba, siga así nomás, ¡ah! buen provecho.