Entre frases y postales

Entre frases y postales

Hay fotos que son postales, frases que son eternas, no siempre por el lado bueno de las cosas, a veces representan la estupidez humana y la decadencia personal. Por ejemplo observar a un grupo de "revolucionarios progres" manifestarse contra la continuidad de la pandemia es algo que retratará por siempre a la ignorancia.

Negando que exista la pandemia, 346 mil muertos al día de hoy, vociferando que "se vaya Alberto", nombrándose "Pueblo" para gritar sus incoherentes proclamas

Emerger desde la nada en pleno aislamiento, con y sin barbijos, con odio, con un recalcitrante odio, que los empuja a realizar acciones tremebundas e irracionales. Exponiéndose al contagio y rebelándose contra las normativas legales vigentes sobre la cuarentena, allí andaba esa masa de descerebrados por las calles.

Negando que exista la pandemia, 346 mil muertos al día de hoy, vociferando que "se vaya Alberto", nombrándose "Pueblo" para gritar sus incoherentes proclamas. Luego, algunos comunicadores compararon el aislamiento en la Villa Azul con el Gueto de Varsovia, en pleno nazismo, donde murieron personas de la peor manera.

Se sabe que murieron allí 80 mil personas,víctimas del odio nazi, acá en la Villa Azul la gente está aislada porque el Estado respeta su derecho a la salud. Se alcanza a ver la brutal diferencia de la comparación que intentan ofrecer los medios, para generar una construcción de sentido que sea funcional a sus planes.

Lanzar eso al aire es faltar el respeto a la memoria, es mentir descaradamente sobre dos verdades totalmente opuestas, que refieren a principios intangibles entre sí.

Luego, como corolario está la manifestación de los mega millonarios del Nordelta que salieron a expresar su descontento en la comuna de Tigre. Es tan espantoso observarlos que uno puede ahorrarse los adjetivos calificativos, donde se radican desde empresarios hasta los más grandes narcos, protestaron.

Es hora de entender que aquí hay otra batalla y no es contra la pandemia, es en contra del gobierno, de su imagen con gran apoyo en su gestión, y eso les duele. Acá, subyacen esas razones, en el trasfondo de todas las reacciones esbozadas por ellos, porque en definitiva por cada pobre que muere no les importa nada, nada.