LA CADENA DEL CINISMO

LA CADENA DEL CINISMO

Hoy habla Mauricio, hoy utilizará la cadena nacional para comunicarse con el país, luego de 4 años en silencio, sin poder mostrar un rasgo siquiera de sensibilidad ante el dolor que nos toca transcurrir por la profundización de la crisis social y económica que excluyó del sistema a millones de argentinos.

Seguramente hablará del apremiante crecimiento de la desocupación, del cierre de cientos de miles de Pymes, del endeudamiento criminal, de la fuga de capitales de sus amigos, de las escuelas no construidas, de la inflación galopante -tan fácil resolver-, de la causa del correo, de sus amigos D’Alesio y Santoro operando para los servicios.

O expondrá en su estúpido discurso sobre “las bases sólidas” que le deja al país, cuando todos vemos y palpamos la realidad en la que nos deja; hundidos en una de las peores catástrofes de nuestra historia, mientras él y los suyos se van del poder muchísimo más ricos de lo que llegaron, gozando con nuestros padecimientos.

Tiene cara para hablarle a la gente, es un cínico, perverso lleno de maldad, capaz de abstraerse de la gravedad social que atravesamos para inventarse una euforia artificial y hablar de logros al tiempo que las estadísticas señalan el desastroso resultado del peor equipo de los últimos 200 años.

El mal nacido, no va a hablar de su eslogan de campaña: “pobreza cero”, cuando deja un país con 14,5 millones de personas, el doble de lo que recibió, por obra y gracia de cada una de sus medidas económicas, sus criminales ajustes tarifarios, sumados a su colosal incapacidad manifiesta.

Tiene cara de para poder hablar de resultados, cuando el país lo acaba de echar por inútil, mafioso y corrupto, que nos hizo retroceder como sociedad, nos llenó de angustias y zozobras, destruyó cada cosa que nos hacía fuerte, nos arrodilló frente al poder económico internacional para que nos sigan teniendo bajos sus pies.