No sumemos más dolor QUEDATE EN CASA

No sumemos más dolor QUEDATE EN CASA

La comuna aún está muy conmovida por el suceso que nos sacudió durante la semana, un profesional del Marzetti, con 30 años de trayectoria, fallecido en forma imprevista, luego de haber sido contagiado en San Vicente, con el coronavirus.

Esto trajo aparejado el necesario aislamiento y análisis para su seguimiento, de quienes fueron los contactos durante sus últimas guardias en el Marzetti, compañeros de trabajo, pacientes y demás, que pudieron estar con él.

De todos ellos, hasta ahora solo se detectó un solo caso positivo, de un ambulanciero, que por suerte transita el coronavirus con síntomas leves, para que toda esta tensión que se genera no posea tanto dramatismo.

Luego, cada uno hace su lectura de la situación personal, grupal y colectiva del caso, evalúa qué cosas se hicieron bien y qué cosas se hicieron mal para desembocar en estos contagios, por parte de trabajadores de la salud.

Otro dato a saber es que que hay un Estado respaldando, conteniendo, más allá de las apreciaciones subjetivas, de manera objetiva, destinando recursos y paliando situaciones límites, en medio de una pandemia sin precedentes.

No nos dejemos arrastrar por los tremendistas apocalípticos ni por los infames simplificadores, es hora de expresar mesura y recato, de mostrar nuestra capacidad de equilibrio sobre la delgada línea de la realidad que nos interpela.

Leí que otros, los de siempre, los que acumulan frustraciones políticas, profesionales y humanas, buscan desestabilizar a través del pánico, porque cómo podés ser profesional y no saber qué mecanismos se emplean para la prevención.

Cómo es que estos oportunistas, reclaman que le acerquen un instructivo, cuando deberían haberlo tenido para trabajar en forma privada durante esta etapa de cuarentena, de acuerdo a lo que indica el protocolo de salud.

Es triste utilizar el peso de una muerte para canalizar intenciones carroñeras, si alguien asume la responsabilidad de trabajar durante la cuarentena, debe también saber cuales son las obligaciones que tiene que cumplimentar.

Sobre todo si se está al frente de una entidad de salud de lucro privado, porque es lindo ganar dinero y luego culpar al Estado cuando se enfrentan a los problemas propios del rubro que necesita: cuidado, prevención y capacitación.

Sigamos cuidándonos, es nuestra única herramienta, la mejor vacuna que se conoce hasta ahora, esto es más duro de lo que todos pensábamos, ya hay mucho dolor entre nosotros, no le sumemos otros, por eso: QUEDATE EN CASA.