PASO 2021, votar con barbijo y en pandemia

PASO 2021, votar con barbijo y en pandemia

Por Raúl E. Valobra

 

Estamos en plena campaña PASO 2021, y en este caso: en pandemia -por primera vez en la historia-, coyuntura única que modifica el escenario político, desde la militancia activa y presencial con aforo, hasta la concurrencia virtual a actos y lanzamientos, la variable covid obligó al cambio absoluto de todos nuestros hábitos y conductas, nuestros comportamientos sociales hace diecisiete meses que están bajo los efectos de las restricciones preventivas.

Si la política había dejado de debatir argumentos para asumir el rol de la campaña fotográfica, esta característica en pandemia se potenció, por lo que poco ya se habla de proyectos, obras o propuestas de campaña, en algunos espacios solo se consumen eslogan vacíos, que son meras expresiones de deseos, carentes de respaldo, sobre todo cuando hace apenas dos años que los que hoy denuncian dejaron un país en ruinas.

Desde otros espacios hablan de renovar la política pero con las recetas del fracaso de siempre y las mismas caras, es asombroso cómo se busca desde el cinismo discursivo una renovación que propone a los protagonistas que rotan de lugar o distrito electoral para creer que con eso y con el cambio de nombre del partido es suficiente para entenderlo como una renovación, algo que apenas es un maquillaje superficial para ocultar un pasado impresentable.

Cañuelas tiene once listas que contenderán en estas PASO 2021, algunas de ellas peleando las internas, es saludable ver la abundante participación política de la ciudadanía, cada uno con los argumentos que pueda esgrimir para participar, lo importante es que asuman el compromiso de querer ser parte la esfera política para aportar lo que consideren que pueden ofrecer, desde el uso de una banca en el concejo, el lugar que resume el ejercicio democrático.

Se escuchan pocas voces, sobre todo en el oficialismo, donde nadie aún ha podido escuchar a los candidatos, como candidato, al parecer la estrategia electoral se basa en la abrumadora llegada de obra pública a todo el partido, cuestión que define un poco el eje de la campaña en todos los estamentos del Estado, también el manejo de la pandemia es un logro a destacar desde el gobierno municipal pero voces y propuestas aún no se conocen, algo que hace unos años atrás podía parecer descabellado y que hoy es un efecto buscado.

Protagonistas mudos, excesiva fotografía, escasas propuestas, cero debate, reciclado permanente, caudillos devaluados, alianzas impensadas, regresos sin gloria, disciplinamiento tajante, egolatrías inmensurables, saturación de imagen, candidatos de siempre, es parte de un menú que ofrece las PASO para el domingo 12 de septiembre, una fecha que plebiscita la gestión y que intenta superar un panorama oscuro dejado por 4 años de un gobierno nefasto que tuvo como corolario a eso los interminables meses de pandemia y economía cerrada, con el retraimiento mundial de toda la actividad.

Habrá que ver cómo se organiza el acto electoral para evitar la aglomeración de las personas, algo que sin duda altera el humor de los votantes y que juega en contra del gobierno, distanciamiento suficiente, filas en el exterior de las escuelas y lugares de votación, cero contacto con el DNI del elector, mucho alcohol, barbijo, mamparas protectoras, es algo de lo que se verá ese día por lo que se prevé una merma en el porcentaje de concurrencia, de todos modos sigue siendo un día de fiesta para la democracia.