Qué hacías vos ese día

Qué hacías vos ese día

Por Raúl E. Valobra

 

 Hay un medio local, X, no importa cuál, del que sí importa su intencionalidad para acometer contra el presidente, por la desafortunada foto de celebración de cumpleaños sin protocolo en la residencia de Olivos, un tema que yo entiendo que está superado ampliamente y que sin embargo me produjo enseguida la necesidad de avanzar por otro costado de la utilización política de una “foto”, para desnudar a su vez la miseria que suele envolver parte del periodismo.

 “Qué hacías vos tal día”, decía en su momento ese título para que la gente pueda compartir su decepción, su bronca, su ira ante la divulgación del material fotográfico del presidente, cuestión que me llevó a pensar sobre cosas que verdaderamente nos marcaron como sociedad, como país y que definieron nuestro futuro, para peor, claro está, por eso es que me tomo yo el atrevimiento de la indagación espontánea para preguntar.

 Qué hacías el 14 de abril del 2016, dónde estabas, tratá de recordarlo, porque ese día los auxiliares del país seguían de luto por la muerte de Yolanda Mercedes, portera marplatense, a raíz del disgusto que lo produjo el descuento por los días de paro, Macri se hallaba en Llavallol cuando en una rueda de prensa se le preguntó si conocía el caso y sueltito de cuerpo respondió: “no estoy en el tema, a esa te la debo”, con la brutal indolencia que lo caracteriza.

 El 20 de noviembre del 2017 qué hacías, sabés por qué, porque ese día los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan reclamaban desesperadamente novedades para alentar una esperanza y Macri los visitó con gesto de preocupación y su cinismo habitual, ropa de deportiva, extenuado de jugar al padel, deporte que le ha dado muchas satisfacciones, más aún con los camaristas Hornos y Borinsky y el fiscal Plee que visitaron la quinta de Olivos en varias oportunidades según registros oficiales.

 Y qué hacías el 7 de junio del 2018, dónde estabas, el día que el gobierno de Macri, anunció el acuerdo con el FMI por 50 mil millones de dólares y que va a condenar a generaciones enteras de argentinos por un dinero que ellos mismos fugaron, acaso no sería más interesante saber eso, no resultaría más trascendental poder examinar qué hacíamos ese fatídico día en que como una bomba atómica estalló sobre nosotros la ojiva económica.

 En definitiva, sucede que hay momentos de mayor relevancia para la sociedad, que resultan casi ineludibles en nuestras vidas, nos han marcado y marcado nuestro destino, porque es bueno si se juega al ejercicio de la memoria, si se quiere denunciar una estafa electoral, por ejemplo, recorrer la infinita galería fotográfica que van del 2015 al 2019, un espeluznante viaje de terror hacia lo grotesco, con directa concomitancia en nuestra realidad.

 La falsa moral transita frecuentemente por el vocabulario periodístico, queda muy a mano su utilización, es como que ofrece un manto de sacralidad a quien recurre a ella y la menciona, aunque muchas veces es bueno ver que determinadas búsquedas no refieren directamente al interés informativo, se inscriben como operaciones políticas, sobre todo en épocas de campaña, época fructífera para quienes han sabido lucrar con la política.