La gran transformación de los Indolentes

La gran transformación de los Indolentes

Por Raúl E. Valobra

Qué sorprendente, ahora de repente, te volviste socialista y te preocupan nuestros queridos jubilados, tan vilipendiados por el gobierno que votaste, de todas las formas posibles, hasta llevar su vida a la mera subsistencia, con suerte.

Por eso es que celebro tu repentina empatía con la tercera edad, esa feroz crítica esbozada hacia el fallido operativo de pago de sus haberes, con una superposición de cobros y en medio de una pandemia que desbarata todo lo conocido.

Y ahí saliste vos, justiciero o justiciera, al operativo desgaste de un gobierno que en 100 días le dio más a los jubilados que el tuyo en 4 años, pero vos te sentís con derechos desde una asquerosa actitud desmemoriada y cínica.

Dónde estabas cuando le arrancaron la gratuidad de los medicamentos, un acto cargado de crueldad, dónde estabas cuando cambiaron el cálculo de actualización, para licuar los aumentos con la Inflación, tarifazos y devaluación.

La cola del viernes en los bancos para los abuelos fue un grosero error de planificación, pero en definitiva allí estaban para cobrar la ayuda del Estado, otra más que se suma a las que ya recibieron de la mano de Alberto y su equipo.

Acaso te olvidás que durante el gobierno que vos votaste y volviste a votar, los jubilados hacían cola para agarrar una berenjena o un tomate, esquivando los palazos de la policía que a la orden de Bullrich los reprimía salvajemente.

Jurame que no te olvidaste cuando los jubilados comían menos y no compraban todos sus medicamentos para poder pagar los criminales aumentos de la luz, el gas, el agua y uno debía convivir con esa injusticia en la conciencia.

Por eso es que celebro que ahora te preocupen los jubilados, por un momento te creí un desalmado, un indolente, capaz de reelegir al tipo que usaba la plata de la ANSES para bancarse su campaña presidencial, que gracias a Dios perdió.

Pero ahora rápido de reflejos, atento a la frustración electoral y la excelente imagen de Alberto Fernández, salís a pegarle, a tildarlo de inhumano por una decisión errónea, solucionada en breve, porque de eso se trata de ser mejores, siempre.

Y ahora que estás acá, de este lado, supongo que apoyarás el proyecto para que los evasores que blanquearon sus capitales fugados, paguen un tributo especial, los ricos, viste, los que se la llevan siempre afuera y nos arruinan.

Yo, sabiendo que vos, y tantos como vos, ahora entendieron que la patria es el otro, siento una esperanza inusual, porque al fin tiramos todos hacia el mismo lado y estamos en contra de los mismos enemigos, los dueños del país.