Con motivo de los 40 años del Golpe y la inoportuna visita de Obama

Con motivo de los 40 años del Golpe y la inoportuna visita de Obama

A 40 años de aquella noche (escrito en el 2016)

Raúl E. Valobra

¿Sabrán? Sí lo saben… que están frente el presidente del imperio que durante nuestros 200 años de historia patria intentaron someternos y sojuzgarnos para establecernos definitivamente dentro del rango de colonia, al que destinaron al resto de sus “aliados” del continente, eufemismo que conserva los rasgos de las relaciones surgidas en el siglo XIX pero con otra correlación de fuerzas y otros mecanismos de persuasión.

¿Sabrán? Sí lo saben… aquellos oferentes de desconsideradas pleitesías que detrás de los 30 mil desparecidos de la Argentina, y los de todo el continente, está el auspicio explícito de la potencia imperialista más sanguinaria de la modernidad que ideó, coordinó e instigó a la ejecución del macabro exterminio, llamado “Plan Cóndor”, mediante el cual se callaron y asesinaron sistemáticamente toda la resistencia política y cultural de la región, para luego asolar, expoliar y destruir cada país del subcontinente.

¿Sabrán? Es evidente que deben saberlo… Que representa al opresor que somete al mundo económicamente y que destina el mayor presupuesto del mundo a la “seguridad”, que es un modo de matizar el término “guerra”, para mantener activa su industria armamentista, con la que masacra países entero, arrasando con los recursos no renovables de las regiones que aplasta, despiadadamente, al tiempo que proclama la paz y condena el terrorismo que inflama y promueve.

¿Sabrán? Por supuesto que sí, que saben que se prosternan como simples lacayos, que exhiben su domesticación y adoctrinamiento -ejemplificador e implacable- que comienza a través de la circulación de discurso, para convertirlo en verdad, darle un estatuto de moralidad que esconde la perversión de propósitos inconfesables que no saben de banderas sustitutas ni alternas: la potencia ordena, los súbditos solo acatan, es la lógica con la que han mantenido su hegemonía, durante los últimos 100 años.

¿Sabrán? Seguro que saben… algunos políticos y comunicadores que se convierten en adoradores fanatizados ante cada demostración de obsecuencia que exhiben como cadenas invisibles de un sometimiento que además portan con algo parecido al orgullo pero que germina en sus antípodas y responde a la genuflexión que portan cual una cucarda ostentosa, casi ridícula, visible ante quienes vienen a recuperar territorios perdidos en los últimos 15 años, alentando políticas desestabilizadoras para derrocar, esta vez con golpes blandos, gobiernos democráticos con legitimidad popular, pero que no responden a sus intereses imperialistas.

¿Sabrán? Por Dios! Deben saber que estamos a un paso de conmemorar 40 años de una fecha que está latente en nuestro pueblo y que representa una herida abierta que aún nos duele y nos moviliza, porque aún quedan compañeros por aparecer y sepultar, hijos por recuperar, genocidas por condenar y cómplices por denunciar; porque la Patria llora por ellos que supieron dar su vida por engrandecerla, protegiéndola de las potencias extranjeras y de los “vendepatrias” de adentro.

¿Sabrán? Es de entender que sí lo saben, que la dignidad de la Patria no se negocia a ningún precio porque lleva el gen revolucionario y emancipador que nos forjó como Nación sobre la faz de la tierra, el que encarnó José de San Martín, Rosas, Yrigoyen, Perón y Evita, Alfonsín, Néstor y Cristina; entre tantos otros que dieron su vida por la causa nacional y por una Latinoamérica libre y soberana, que conforme un bloque geopolítico inexpugnable para el avance de un neoliberalismo que sin escrúpulos “viene por todos”, con la complicidad manifiesta de los grandes medios de comunicación apátridas que son serviles al poder económico foráneo.

¿Sabrán? O no quieren saber… Que este 24 de Marzo, es nuestro, por la Memoria, la Verdad y la Justicia, para que nunca más nadie se atreva a levantar un arma contra el pueblo, para se escuche en el mundo nuestro reclamo más allá de que nos visite, casualmente, el “Buitre” mayor con toda su parafernalia de poderío “bélico”, porque es necesario manifestarnos, hacerles saber si no saben, que no vamos a renunciar ni a bajar los brazos, por nosotros y nuestros hijos y porque tenemos 30 mil compañeros presentes, que nos empujan, ahora y siempre; que nos sostienen, ahora y siempre; que nos alimentan, ahora y siempre. Ahora y Siempre…