Relato ficcional... pero no tanto

Relato ficcional... pero no tanto

Qué pasará por la cabeza de quienes, luego de un destierro político auto infligido, hoy quieren retornar como si fuesen a recuperar el amor de una mujer que nada tiene que ver con aquella dejaron hace tantos años atrás, hoy manoseada y menospreciada por el maltrato de quienes la poseen.

Aquellos que la llevaron a la decadencia, eso sí prolija y ordenada, porque si algo tenía esta gente era que ni aún en la peor derrota se despeinaban, los consumía el miedo a romper el orden establecido y toda la vida fueron esclavos de "conservar" lo heredado con todas las deformaciones de los años.

Aceptaron el ultraje de ella, callados, sin hacer un gesto, lo vieron y no hicieron nada para que no ocurra, aunque la decadencia a la que la llevaron no les dejaba margen para la continuidad, solo que... los que vinieron después a apoderarse de ella fueron peores y hoy solo quedan sus despojos.

Qué pasará por la cabeza de quienes pueden sentirse con el derecho a regresar y el derecho al abandono, sobre todo cuando lograron su comodidad económica por encima de otras cuestiones estructurales, dejándola a ella en manos de cualquiera sin importarle lo que fuera de su destino.

Y hoy vuelven del ostracismo, del silencio oprobioso, a luchar por alguien a quien abandonaron en el peor momento de la derrota, acaso regrese a querer revivir algo idílico, por algo ligado más a su ego que a otra cosa y de aquel amor quedan recuerdos que no condicen con esta absurda realidad.

Y del otro lado "los otros", los que la degradaron y la usaron, los que permitieron el sometimiento consentido, para que ella deje de lado su historia y su dignidad, pasando a regalarse por dinero, esos son lo que hoy la poseen y lucran con su amor !bah! si es que a eso se le puede llamar amor.

Ella agoniza de tristeza, porque sabe que jamás volverá a ser lo que fue, y menos en manos de gente así, yo no voy a nombrarla para preservar su identidad, solo escribiré sus iniciales: U.C.R. de Cañuelas.