JXC: Política, Salud, Seguridad y otras cuestiones

JXC: Política, Salud, Seguridad y otras cuestiones

Raúl E. Valobra

 Es poco probable que cualquiera de los mortales que quisieran hacer política tuviesen la permisividad que se les da a ellos, los militantes de JXC de Cañuelas, en general en todos lados, pero voy a referirme a lo que conozco, por eso es que digo los de acá, los que vi en estos años, algunos con la metamorfosis necesaria para no caer en la obsolescencia de sellos que vencen y dejan de tener efecto.

 Por eso todos están ahí adentro, nucleados con un solo objetivo: recuperar el poder, como sea, detrás de quién sea, porque es en este caso una cuestión social casi más que ideológica o política, por ello es que tampoco encuentran recepción en el resto de la población que excede al “centrismo” que caracteriza el destino de sus promesas de campaña, que es al mismo tiempo lo que hicieron al gobernar.

 Esa permisividad para concederles posibilidad de opinar sobre Salud Pública, cuando por otro lado votaron en contra de la creación del Hospital Regional “Néstor Kirchner” y avalaron el secuestro del Angiógrafo por “su” gobernadora que, por otra parte, nunca lo abrió y le dio utilidad como centro de asilo político y de reclutamiento trolls, desaprovechando su tremenda capacidad sanitaria.

 Hablar de Seguridad cuando su gobierno provincial cerró la escuela de policía de nuestra ciudad y que nos aseguraba la capacitación, incorporación y renovación de miembros para las fuerzas de seguridad, también le negaron recursos a la comuna, móviles, sin que nadie de ellos levante la voz en señal de protesta contras las políticas de la “Vidal”, la chica del blindaje mediático y los aportantes truchos.

 Cualquiera de nosotros pagaría el precio por tanta incoherencia e hipocresía de quienes en las últimas elecciones renegaron de todo el asfalto que se hizo en Cañuelas, porque ellos consideraban casi una deslealtad electoral bajar a la ciudad tanta obra pública que le mejora la vida a los vecinos, es decir que su miopía política les impide ver como positivo el desarrollo de Cañuelas si ellos no ganan.

 Cómo es posible que haya gente que los vote si no es como explico, por cuestiones que escapan a la lógica política y se inscriben en lo más intrínseco de una cuestión social que nos atraviesa, de otro modo es inadmisible aceptar que los apóstoles del fracaso sigan haciendo campaña o hablen desde sus bancas sin ponerse colorados y sobre todo es increíble que sigan sumando candidatos descartables con sellos vencidos.